Foro joven y el complejo del avestruz

Foro Joven Scout es la revista oficial de la Asociación de Scouts de México A.C. (ASMAC). Esta publicación sirve como medio de comunicación de la Oficina Nacional así como fuente de ingresos por rentas  de espacios publicitarios; además, según las palabras del comité editorial, es también “la bandera de [un] nuevo giro al Movimiento en México, audaz y aventurero pero con seguridad, irreverente pero respetuoso, (sic) propositivo, retador, sorprendente“. Sin embargo, tal como enuncié en un post anterior, lo cierto es que Foro Joven aún tiene pendientes por resolver para poder cumplir con tan ambiciosa misión.

Con el tradicional retraso que caracteriza a la revista, en marzo por fin recibí mi ejemplar correspondiente al trimestre abril-junio de 2013 (año XXI, número 83). Al revisarlo dos cosas llamaron de inmediato mi atención: la primera es que algunos de los errores que señalé en el post correspondiente al número 82 fueron corregidos. Por supuesto, no me arrojo la responsabilidad, pero sí lo celebro. Lo segundo que me interesó fue la constante invitación que se hace para visitar el portal www.revistascout.com.

En ambos números la primera página contiene un comercial que promociona el “próximo” lanzamiento de aplicativos para Android® e iOS® que se supone permitirán a la membrecía leer la revista en formato digital, ver “vídeos impresionantes, fotos especiales” y tener “navegación interactiva“. En el número anterior, ese mismo comercial incluía un error que me pareció llamativo, ya que en lugar de utilizar el ícono de Play Store® utilizaron el de Android App Store®, una denominación que Google® había descontinuado desde hace años. Actualmente la revista muestra el icono correcto; enhorabuena.

También mencioné que por la redacción utilizada en un párrafo (escrito en pasado), daba la sensación de que la revista había sido editada meses después de la fecha a la que se supone que corresponde. En efecto, en el último número se asegura que este ejemplar, correspondiente al segundo trimestre de 2013, fue editado hasta agosto de ese mismo año. Es decir, el enorme retraso (en esta ocasión de un año) que siempre tiene la revista responde no sólo a dificultades de distribución sino también a incapacidad editorial para publicar a tiempo.

Es verdad que la revista ha mejorado mucho tanto en diseño como en contenido, pero también es cierto que la Asociación no ha sido capaz de resolver el problema del tiempo ni tampoco de cumplir su promesa de liberar aplicaciones móviles o al menos una versión “interactiva” de la publicación.

Puede parecer intrascendente para el público, pero es llamativo que alguien involucrado en temas de programación pase dos años sin saber que Google®, gigante de la computación, cambió el nombre de su plataforma de aplicativos. De hecho, al parecer el uso de un ícono incorrecto fue una señal previsora de futuro, ya que las continuas invitaciones a visitar el sitio: www.revistascout.com, son sólo demagogia.

El Foro Joven 83, correspondiente a abril-junio de 2013, tiene un tiraje de 42,500 ejemplares pagados con dinero de la membrecía. Y al día 09 de marzo de 2014 (a siete meses de su edición en agosto), momento en que recibí la revista, aún no existía el sitio web referido. ¿Por qué permitió el editor se imprimiese este error?

Durante meses, al intentar acceder al portal lo único que se mostraba era el fatídico error 404. Si era urgente imprimir la revista y a demás resultaba inaceptable incluir el vínculo hasta el siguiente número de la revista, lo menos que debieron haber hecho es colocar en línea un letrero de: “próxima inauguración” o el clásico: “Sitio en construcción”. ¿Acaso nadie se percató del error? ¿Qué era tan urgente para cometer algo tan evidente?

Suponiendo que el trabajo realizado en digitalización sería tan profesional como el de maquetación e ilustración, creí que el sitio sí existía pero que tal vez ocurría algún problema técnico con mi conexión. Sin embargo, al revisar si el DNS era correcto, descubrí que el dominio revistascout.com ni siquiera estaba registrado.

Los dominios son una propiedad y como cualquier otro bien pueden cotizarse en el mercado según el valor subjetivo que se les asigne. Así, los dominios que usan palabras estratégicas, que tienen una cuota de usuarios elevada o que han generado prestigio de marca pueden cotizarse en cientos o hasta miles de dólares. Por ejemplo, registrar el dominio: www.fondadejuanita.com cuesta tan sólo $12 dólares. En cambio, el dominio: www.worldscouts.com se cotiza en $2,588 dólares.

No son pocos los casos de extorsionadores que se adelantan al titular de un sitio, o que se aprovechan de un descuido de éste y obtienen la propiedad del dominio. Ello lo hacen con la intención de revenderlo a ventajoso precio al mismo titular o a otro interesado. Si el titular no logra recuperar su dominio mediante el pago de la extorsión o de un largo juicio en tribunal, pierde definitivamente el tráfico que genera el dominio y, lo más importante, el prestigio de marca que haya conseguido.

Por lo anterior, es de esperar que una Asociación tan grande como la ASMAC (con más de 43 mil integrantes y un presupuesto superior a los $100 mil pesos mensuales) no se arriesgaría a dejar vulnerable un dominio que piensa usar como plataforma de su publicación oficial. Un dominio desde el cual pretende, según el comité editorial, “colaborar en la reconstrucción de nuestro país tan necesitado hoy día de valores…“.

Tristemente, los encargados de la versión digital de Foro Joven no tomaron una medida tan elemental como lo es registrar un dominio antes de publicarlo a nivel nacional. No es la primera vez que la Asociación falla en cosas que cualquier pasante de ingeniería conoce, va siendo tiempo que se corrijan estas omisiones.

Al descubrir el error, siendo domingo por la noche y teniendo dos malas experiencias, decidí no esperar la tradicional lentitud con la que la Oficina Nacional atiende problemas y me aventuré a cubrir este frente abierto. Registrar el dominio me costó menos de $100 pesos y me tomó sólo 3 minutos. De hecho, tarde más tiempo en escribir un correo que de inmediato envié a la Jefa Scout Nacional, Lorena Gudiño, en el que expliqué la situación y me puse a su disposición para realizar el traslado de propietario sin ningún tipo de retribución.

“Estimada Jefa Lorena,

[…]Sé que debí consultarlo antes, pero siendo fin de semana no quise “seguir tentando a la suerte” al retrasar más el trámite y mantener vulnerable el dominio. Por favor, le pido que gire las instrucciones necesarias para que la persona encargada se comunique conmigo y podamos transferir a la brevedad la propiedad del dominio (SIN NINGUN TIPO DE RETRIBUCIÓN) a la Asociación.

Así mismo, le pido por favor que revise la situación de la empresa o programadores encargados de digitalizar el medio para que no vuelvan a ocurrir errores de esta naturaleza.

Le envío un cordial apretón de mano izquierda.[…]”

Pasados tres días sin ninguna respuesta y viendo que la Jefatura Nacional acababa de hacer una publicación en su Facebook oficial, aproveché y mediante esta red le envié las mismas palabras del correo. Nuevamente no obtuve ninguna respuesta. Decidí volver a enviar el correo y esperar algunos días más. A la fecha, la JSN ni siquiera me acusa de recibido.

Después, debido a la dinámica de mi trabajo, no pude regresar al asunto (la sección ocupa la mayoría del tiempo que dedico al Escultismo) sino hasta el día 06 de mayo. Aprovechando el tiempo libre, decidí llamar directamente a la oficina nacional y averiguar lo sucedido.

Claudia, que no me ha dicho su apellido, me atendió muy amablemente y se disculpó por la falta de respuesta. Me pidió que reenviara el correo tanto a su cuenta como a la de la Jefa Scout y eso hice. Nuevamente, no se tuvo la cortesía de contestar con un simple: “Recibido, no nos importa”.

Una semana después (15 de mayo) me volví a comunicar con Claudia, quien tuvo problemas para recordar el asunto. Ella me aseguró que reenvió el correo a “la editorial” y que no le habían respondido nada (la descortesía nos afecta a todos). Prometió volverlo a enviar pero no quiso darme mayor información sobre “la editorial“, el único medio de contacto que me dio fue el correo: editorial@scouts.org.mx

Tenía esperanzas en que la editorial fuese una subcontratación, pero ahora veo que la ineficacia para llevar el asunto es interna. Como Claudia no pudo darme un tiempo aproximado de respuesta, me tomé la libertad de enviar un correo directamente a la editorial.

Ya han pasado cinco días y aún no recibo ninguna respuesta. Me queda claro que el asunto no le importa a Oficina Nacional, lástima. Sin embargo, mantengo abierta la comunicación y me quedo a la espera de que dentro de medio año, cuando se publique el número 84 de la revista, puedan destinar los 30 minutos que toma realizar el traspaso de propiedad del dominio; un trámite para el cuál basta simplemente con intercambiar un par de correos electrónicos entre la Asociación y su servidor.

ACTUALIZACIÓN: El día de ayer (24 de mayo) recibí por fin los ejemplares 84 y 85 de Foro Joven. Hay que resaltar que según se puede leer, tanto el ejemplar 83 (aquí tratado) como el 84 (julio-septiembre 2013) fueron editados el mismo mes (agosto 2013) y sin embargo en el primero se alude continuamente al portal revistascout.com y en el segundo no se menciona en ninguna ocasión. ¿Acaso no hay claridad en cómo se debe hacer esa publicación que pretende salvar “al país de su ausencia de valores”?

En cambio, el ejemplar 85 (octubre-diciembre 2013) fue editado en diciembre del año pasado y todavía contiene la eterna invitación a esperar el lanzamiento de aplicativos móviles. Ninguna alusión al portal, lo cual responde el desinterés de oficina nacional a que yo hubiese registrado el dominio, simplemente ya no es parte de sus planes.

Habría sido agradable que siguiendo el 5to artículo de la Ley Scout, o en consonancia con la supuesta “profesionalización” del movimiento que tanto presumen, tuvieran la cortesía de escribir un escueto párrafo en que me dijeran que revistascout.com ya no era de su interés. En fin, así se las gasta la Oficina Nacional, un lugar que dista mucho de poder ser llamado Casa Scout Nacional como pretenden los inquilinos de la misma.

LO AQUÍ ESCRITO NO REFLEJA NI EXPRESA NECESARIAMENTE EL PUNTO DE VISTA DE LA ASOCIACIÓN DE SCOUTS DE MÉXICO A.C NI DE ALGUNO DE SUS INTEGRANTES U ÓRGANOS.

Si te gustó este artículo, puedes citarlo así:

Muñiz, E. (2014, Mayo 19). Foro joven y el complejo del avestruz [entrada del blog]. Con la cicuta en el bolsillo.net. Consultada en: https://conlacicutaenelbolsillo.net/2014/foro-joven-complejo-avestruz/ el 19-08-2017.