El juego del futuro

La E3 concluyó con buenas noticias para los gamers, pero tristemente finalizó sin aclarar los rumores sobre la nueva consola de Nintendo. Dispositivo que, me parece, podría ser precursor de la siguiente revolución tecnológica.

Surgida en 1995, la Electronic Entertainment Expo (E3) es el principal y más prestigioso evento de la industria de los videojuegos. En él se presentan los títulos más recientes y se introducen al mercado las nuevas consolas para beneplácito de la comunidad mundial de jugadores.

Este año no ha sido la excepción y entre otras novedades, Sony confirmó el próximo lanzamiento de la Playstation 4k NEO. [1] Una poderosa computadora de ocho núcleos, 36 procesadores gráficos y una amplia memoria RAM de última generación. Es un monstruo informático que ratifica la tradición de ofrecer a cada generación instrumentos cada vez más y más sofisticados.

Y es que en la búsqueda de mejores videojuegos, los distintos fabricantes han ido mejorando paulatinamente sus consolas hasta ofrecer “juguetes” con bastante más capacidad que la computadora promedio utilizada con fines laborales. Hoy miles de familias cuentan con mejores equipos informáticos que muchas empresas y centros de estudio y no se percatan de ello.

Sin embargo, según rumores aún no confirmados, Nintendo, ícono de la industria del videojuego y una de las empresas más innovadoras del ramo, podría estar a punto de cambiar este paradigma. Al parecer, la siguiente consola [2] del fabricante japonés (denominada “NX”) no se distinguirá por un hardware de avanzada, sino por adoptar un esquema de trabajo hasta ahora reservado a una élite muy específica: el cómputo distribuido. 

Principalmente utilizado por la comunidad científica para resolver los problemas más complejos del conocimiento humano, el cómputo distribuido básicamente consiste en conectar vía internet, u otras redes, cientos o miles de “pequeñas” y “medianas” computadoras distribuidas por todo el planeta, dando como resultado una capacidad conjunta superior incluso a la de una supercomputadora.

Si Nintendo logra conectar entre sí los millones de dispositivos que seguramente venderá, no sólo logrará ofrecer mejores juegos y gráficos que su competencia, también estaría por masificar una tecnología que podría tener impactos positivos en otras ramas.

“For us, it’s not about specs, it’s not about teraflops, it’s not about the horsepower of a particular system.” Fils-Aime[3]

Cuando la ENIAC, considerada la primera computadora electrónica de la historia, inició operaciones en 1946, acaparó las portadas y los noticieros. Se trataba de un éxito ingenieril que superó las barreras tecnológicas de su época pero, que en realidad, tuvo poco impacto en la dinámica habitual de la sociedad.

Las computadoras que siguieron a la ENIAC permanecieron resguardadas al interior de complejos gubernamentales, de grandes corporativos y de algunas afortunadas universidades, y durante décadas pasaron completamente desapercibidas por el grueso de la población. ¿Qué utilidad tiene proyectar el futuro tecnológico si este no transforma el presente social?

Claramente el alto costo de compra y mantenimiento de las primeras máquinas restringía el acceso al individuo común, pero también es cierto que los fabricantes de la época consideraban que el usuario “doméstico” no encontraría ninguna utilidad o beneficio en adquirir una computadora.

De hecho, la primera computadora personal (PC) fue diseñada y comercializada para el mercado científico y altamente tecnificado. Aunque muy grande para nuestros estándares actuales, la IBM 5100 era un asombroso avance que ni su creador, IBM, ni la competencia directa, la Commodore PET de Texas Instruments, supieron capitalizar correctamente.

Hizo falta el genio de Steve Jobs para que las computadoras empezasen a cambiar el mundo. Visionario como pocos, el genio de California pudo vislumbrar el potencial de poner al alcance de (casi) cualquiera las PC y en 1972, coincidente con el nacimiento de Internet, presentó su famosísima Apple II, dando inicio a una carrera tecnológica que en poco tiempo conquistaría la cotidianidad humana.

La primera computadora de uso civil: la UNIVAC, sucesora directa de la ENIAC, ni siquiera llegó al ciento de unidades instaladas. En contraste, actualmente en el mundo y para beneficio de individuos y pequeñas organizaciones, funcionan diariamente más de 2 mil millones de PCs [4] y otros tantos de dispositivos diversos como smartphones y laptops.   

En menos de 50 años se transformó la cultura global. Hoy es imposible explicar el gobierno, la industria, la medicina… ¡la sociedad misma! sin la participación de un microprocesador.

Las primeras computadoras de escritorio eran básicamente máquinas de escribir. Inicialmente sus capacidades no permitían hacer mucho, pero su masificación transformó la relación entre la máquina y la sociedad creando un nicho en el que surgieron y desarrollaron nuevas ideas e inventores que transformaron la cultura global.

Si los rumores son ciertos, la compañía de Yamauchi ofrecerá consolas más baratas que la competencia (debido a la necesidad de un hardware menos costoso), y colateralmente también divulgará,especialmente entre los más jóvenes, un concepto tecnológico hasta ahora restringido a ámbitos muy específicos.

¿Qué nuevas ideas podrían surgir de mentalidades familiarizadas con esta tecnología? ¿Qué pasaría si las millones de consolas que seguramente se venderán pudieran ser usadas no sólo para jugar sino también para crear o investigar? Sólo el tiempo lo dirá.

Referencias:

[1] http://www.pcadvisor.co.uk/new-product/game/sony-playstation-5-release-date-price-specs-uk-45-confirmed-games-september-october-psvr-3537250/ – Testigo.

[2] http://www.nintendolife.com/news/2015/12/intriguing_nintendo_patent_points_to_supplemental_computing_device_and_cloud_resources_for_a_gaming_systemTestigo.

[3] http://www.gamespot.com/articles/with-nx-coming-nintendo-cares-about-games-not-spec/1100-6440984/Testigo.

[4] http://www.businessinsider.com/number-of-smartphones-tablets-pcs-2013-12Testigo.