ANA 2017: A un paso de la historia

El 29 de abril se realizó la LXXXV Asamblea Nacional de Asociados (ANA) de la Asociación de Scouts de México A.C. (ASMAC). Se trató de una reunión que en diversos momentos estuvo a punto de ser histórica pero que, finalmente, se quedó en anecdótica; tanto para bien como para mal.

Invitado por algunos Asociados, tuve la oportunidad de asistir como Observador a la Asamblea realizada en las instalaciones del Colegio de contadores públicos de México, sede Bosques. Esta es la reseña de lo que ví en el evento. Por supuesto, cada quién habla de la feria según le va en ella, por lo que se sugiere prudencia al amable lector y se agradece cualquier comentario que enriquezca la información.

La Asamblea revestía de peculiar importancia porque en ella se presentó el que, probablemente, sea el último informe de la administración de José Luis Cárdenas como Jefe Scout Nacional (JSN) y también se eligieron los primeros Consejeros Nacionales que atenderán la organización del Jamboree 2019. Es decir, aquellos que tendrán acceso a todo el presupuesto, viajes y reflectores que implican un evento de esa magnitud.

Además, la ANA se desarrolló en un contexto novedoso: como nunca antes, en redes sociales y otros medios se discutieron ampliamente los asuntos de la Asociación (especialmente los relativos al presupuesto y a las candidaturas del Consejo) de manera previa a la Asamblea; en un ejercicio democrático bastante novedoso.

Sin embargo, la voluntad de discutir los asuntos colectivos ocasionó malestar entre los espíritus autoritarios de nuestras filas y su reacción fue clara y evidente durante el desarrollo de la Asamblea; incluso llegando al límite del cinismo bufónico, tal y como explicaré en el segundo apartado, más adelante.

Se puede resumir la Asamblea en tres partes:

  1. La manera en que se informa el ejercicio del presupuesto;
  2. el impulso por controlar y mantener en la opacidad la administración de la ASMAC; y
  3. la elección de Consejeros Nacionales.

Todo ello acompañado de una larga, en verdad muy larga, sucesión de medallas y reconocimientos distribuidos por el nivel nacional entre sus propios miembros, en un ritual que podríamos resumir así: “-Ten amigo, una medalla por ser tan bueno. -Ay gracias, ahora ten tú una por ser tan lindo”.

Al final, el Diputado y Consejero Nacional Leonel Luna Estrada ¿invitó? una cena en el Centro Libanés; y hasta puso servicio de autobús para transportar a la asistencia hasta el lujoso edificio en la calle de Hermes.

I. Ojos que no ven, corazón que no siente.

Durante la Asamblea, el Consejo Nacional, la Dirección Ejecutiva Nacional y los otros órganos del mismo nivel presentan a las y los Asociados un informe anual de labores en la expectativa de su aprobación. Tradicionalmente tal informe se otorga impreso y se expone oralmente. Sin embargo, con el pretexto de “cuidar el ambiente” se repartió el documento en una USB. Precaución que no se tuvo en cuenta durante la utilización de vasos desechables  y que, bueno, no sirve de nada pues la fabricación de una memoria es más contaminante que la impresión de una hoja de papel.

Previsiblemente, la mayoría de las y los Asociados no llevaban una computadora portátil en la cual revisar el documento, ya que se avisó de tal cambio mediante un escueto boletín publicado la noche previa al evento. Ello fue atinadamente interpretado por muchos como una medida del Consejo Nacional para dificultar el proceso de rendición de cuentas.

Además, contrario a la ortodoxia y al sentido común, no se adjuntó en el dispositivo el estado financiero en tablas y números. En su lugar se presentaron tres gráficas hechas en Power Point. Mismas que, a decir del Consejo Nacional, debían protegerse como secreto de Estado.

Según la lógica del Presidente Scout Nacional, Jorge Arturo León y Vélez Avelar, divulgar la situación financiera de la ASMAC (tal y como hacen todas las asociaciones civiles medianamente formales en el mundo), pondría “en riesgo la seguridad de nuestros integrantes”, por lo que exigió, más allá de sus atribuciones legales, que cada asistente a la Asamblea guarde absoluto secreto al respecto de las diapositivas.

Al parecer, ni Arturo ni el Consejo saben que nunca en la historia de la delincuencia se ha secuestrado a alguien por la capacidad de pago de las organizaciones no lucrativas a las que pertenece. Si ello fuese cierto, los 23 mil Asociados de Fundación UNAM deberíamos andar con guardaespaldas, pues esta organización reporta ingresos anuales por más de $250 millones de pesos. De manera que, según la lógica de Arturo, FUNAM peca de imprudente por cumplir con las expectativas más mínimas de transparencia. Simplemente, un desatino lógico.

Peor aún, incluso se amenazó con que cualquier Asociado que quiera ver el informe financiero deberá hacerlo de manera presencial en la oficina de Córdoba, donde se llevará un registro de consultas para poder determinar si alguien “filtra”, esa fue la palabra: “filtrar”, la información a otros miembros de la organización. En probable desacato del artículo 25 de nuestro Estatuto, que obliga a los Asociados a informar a la membrecía (sí, con “C”) sobre el desempeño de la ASMAC.

Por supuesto, esta actitud molestó a diversos Asociados, quienes ocuparon cerca de dos horas para demandar:

  1. Que se entreguen los informes semestrales contemplados en artículo 24 del Estatuto;
  2. Que los informes anuales se difundan por lo menos con una semana de anticipación a la Asamblea, incluyendo las listas de Asociados a ser ratificados, y los perfiles de las candidaturas a Consejo Nacional, Comisión de Vigilancia y Corte Nacional de Honor.
  3. Explicación del elevado presupuesto que se ejerció durante 2015 (de más de 120 millones de pesos);
  4. Y, finalmente, que se presente el informe financiero con números y conceptos y no en las escuetas (y metodológicamente incorrectas) gráficas de pastel de este año.

Las primeras dos demandas, rápidamente se dieron por satisfechas con la promesa oral de que (ahora sí) se entregarán los informes semestrales y con el tiempo debido.

Respecto al elevado presupuesto de 2015 (que se informó en este blog), la explicación superficial y con la que, tristemente se conformaron las y los Asociados, fue que el incremento se debió a los ingresos y egresos que produjo la delegación que asistió al Jamboree en Japón. Lo cual, al menos, confirma dos cosas: la importancia de elegir a las y los Consejeros que participarán en la ejecución del Jamboree 2019 (México-USA-Canada); y el elevadísimo costo que establece la ASMAC para participar en eventos internacionales.

Como ya he demostrado en este espacio, la organización de las delegaciones para eventos internacionales es sumamente cuestionable. Si es cierta la explicación dada en la Asamblea, un evento internacional implica un aumento de los ingresos de más del 90% del presupuesto normal. Prácticamente, las cuotas de participación alcanzan para duplicar la Asociación.

En 2014 los ingresos totales de la ASMAC fueron de $69 millones 866 mil 787 pesos. En 2015, quitando la partida “Proyectos” destinada al Jamboree, fueron de $62 millones 3 mil pesos apróximadamente. Y en 2016 de $71 millones 20 mil pesos aproximadamente.  ¿Cuánto dinero estará ingresando por el Moot de julio próximo?

No obstante, la mayor parte de la discusión se centró en la fullera forma en que presentaron el Informe Financiero. Así, tras la constante presión de la Asamblea, los órganos nacionales aceptaron proyectar en pantalla el informe financiero formal (con números y conceptos), en lugar de las pobres gráficas iniciales. Pero no lo hicieron sin antes exigir que no se tomase ninguna fotografía del mismo y ratificar que la única forma de obtener esa información es con un pacto de secrecía respecto a la membrecía a la que representan las y los Asociados. Cosa que, por supuesto, es contraria a ordenamientos.

Cabe advertir que la presentación de tablas financieras es algo común en cualquier organización y que siempre se había realizado en la ASMAC.

En defensa de las gráficas “ultra secretas” (aunque, en realidad, no lo sean), Francisco Macías, en ese momento Presidente de la Comisión de Vigilancia, y Antonio Pozzi, Presidente del Fondo Scout, afirmaron que, en sentido estrictamente jurídico, las tres diapositivas con sus gráficas cumplen los requisitos mínimos establecidos en Estatutos.

Por supuesto, ellos tienen una experiencia contable de la que yo carezco, así que simplemente me limitaré a citar el Boletín de Investigación de la Comisión de Desarrollo No. 6 “Entidades con Propósitos No Lucrativos”, emitido por el Colegio de Contadores Públicos de México en 2013; mismo que está en armonía con las Normas de Información Financiera (NIF) y que, entre otras cosas, afirma:

“Los estados financieros deben proporcionar elementos de juicio confiables que permitan al usuario general evaluar: el comportamiento económico financiero de la entidad, su estabilidad y vulnerabilidad; así como, su efectividad y eficiencia en el cumplimiento de sus objetivos […] la información debe ser útil, confiable, relevante, comprensible y comparable.”

Es extraño que no se entreguen cifras. Por supuesto, se puede argumentar un legítimo deseo de facilitar la información, pero el problema es que éstas gráficas en particular adolecen de mucha información

Por ejemplo: el Estado de Posición Financiera siempre ha incluido información respecto a más de 15 rubros distintos. En cambio, las gráficas apenas enuncian 6 campos. De igual forma, el Estado de Actividades y Cambios en el Patrimonio regularmente informaba respecto a 22 rubros, ahora sólo se dieron cifras de 3 conceptos.

Probablemente sea completamente legal presentar de esa manera tan superficial el Estado Financiero, pero difícilmente se puede considerar que cumple con los requisitos de utilidad, relevancia y comparabilidad.

La última diapositiva del Informe Financiero parece una broma, ya que cierra un documento bastante cuestionable citando a nuestro fundador: “Si tienes el hábito de tomar las cosas con alegría, rara vez te encontrarás en circunstancias difíciles”. Tal vez habría sido de un humor más interesante citar otra de las frases de Baden-Powell: “Mira ampliamente, e incluso cuando piensas que estás haciéndolo, mira todavía más ampliamente”.

Sobre todo cuando, al finalizar la Asamblea y solicitar la aprobación de los informes, se tuvo que repetir tres veces el conteo de votos para poder aprobar el relativo a las finanzas.

Las y los Asociados estuvieron a unos pocos votos de hacer historia. Sólo una vez se ha rechazado el informe financiero, obligando la renuncia inmediata de todo el Consejo Nacional, durante el “saltillaso” de 1987. Insisto: hay que mirar más ampliamente, ya que la voluntad democrática de miles, está logrando que las cosas mejoren poco a poco.

II. Autócratas de bolsillo.

Después de la larga discusión respecto al informe financiero, pudimos atestiguar una muestra del tipo de autoritarismos que hay entre nuestras filas gracias a la soberbia de Antonio Pozzi.

Lo mismo vimos a Antonio tratando de subirse a una mesa que ofendiendo con señas de manos a un Asociado Rover. Es decir, nada demasiado alejado del “humor negro” (como algunos le llaman) que le caracteriza. Sin embargo, traspasó los límites cuando, usando la voz al micrófono que le concede su condición de Presidente del Fondo Scout, se nombró así mismo: “Su Excelencia Don Antonio Pozzi Pardo” y presentó su informe escrito, un documento oficial que se hace guardar en los registros, firmado con semejante título nobiliario.

Más allá de la probable violación del artículo 12 Constitucional, la actitud de Antonio es ejemplificadora de lo que sucede cuando mantienes a alguien, por muy experimentado que sea, demasiado tiempo en un cargo. Su comportamiento es una verdadera lástima porque podría aportar mucho más al Escultismo mexicano que el montón de agravios y ofensas que nos presentó. Así mismo podría hacer más con el Fondo; que tristemente reporta el mismo incumplimiento de su función todos los años.

Así, tras semejante alarde de espíritu porfirista, los autócratas de bolsillo no encontraron freno a sus pretensiones despóticas. A lo largo de la Asamblea se presentaron propuestas tan descabelladas como: “obligar a firmar un acuerdo de confidencialidad a todos los presentes”, “sancionar el uso de redes sociales” y “prohibir la presencia de Observadores en la Asamblea”.

Afortunadamente, cuando se sometieron a votación tales barbaridades la Asamblea prefirió dejarlas como anécdotas votando en su contra. Sin embargo, no deja de ser preocupante tal desplante de autoritarismo. Por favor recordemos que el culto por la lealtad y la paranoia ante el escrutinio son rasgos compartidos por el flamante Presidente Trump, quien hoy enfrenta una grave crisis política tras amenazar al exdirector del FBI usando la misma palabra que con la que aquí se invocan demonios: “filtrar”. ¿Cuándo entenderán que informar es una obligación, no una cortesía?

III. El futuro será de las juventudes.

Finalmente, la Asamblea también se negó la oportunidad de hacer historia y conformar un Consejo Nacional con efectiva presencia juvenil.

La Organización Mundial del Movimiento Scout (OMMS) recomienda que los órganos nacionales tengan la participación de, por lo menos, 30% de personas menores de 30 años de edad. Esta ocasión las y los Asociados podrían haber cruzado el histórico umbral que mantiene a la Organización Juvenila más grande del país dirigida por viejos, pero prefirieron quedarse en anécdota otorgando los votos suficientes para que sólo una de las dos candidaturas jóvenes lograse un escaño (Patricia González Mijares), y dejaron vacante un puesto que el Consejo Nacional ocupará de forma completamente arbitraria.

Como es bien sabido, en la ASMAC se practica una errónea forma de “segunda vuelta”. Para ocupar cada uno de los 5 escaños que se eligen cada año en el Consejo Nacional, las y los candidatos deben lograr más de la mitad de los votos. En caso de no obtenerlos, se repite la votación un vez más.

En todo el mundo la segunda ronda de votación siempre se da entre los candidatos con más votos, pero como en la ANA el resultado de los conteos nunca se revela, no se sabe quiénes tuvieron más votos y, por lo tanto, la segunda vuelta se realiza casi con la misma cantidad de candidaturas que la primera, resultando en una dispersión del sufragio que casi siempre termina en una o dos vacantes desiertas.

Esa vacante, por Estatuto, no puede ser ocupada por ninguna de las candidaturas y es designada posteriormente por el Consejo Nacional sin que éste rinda ninguna cuenta respecto al sentido de su decisión. Es una medida antidemocrática que demanda una reforma. Ojalá las y los Asociados trabajen pronto en ello para mejorar nuestros Ordenamientos.

Esta Asamblea también fue extraordinaria en la medida de que se realizó antes que el Foro Nacional de Jóvenes. De manera que la Red Nacional no pudo presentar ninguna recomendación a la Asamblea ni al Consejo Nacional, con lo que se rompió una conquista que se mantuvo durante casi diez años (la primera vez que la Red tuvo presencia en la ANA fue en 2009).

Eso sí, los mismos dirigentes que entorpecieron el empoderamiento juvenil para favorecer a sus propios candidatos; no olvidemos la reciente invención del “Encuentro de jóvenes líderes” como acto de campaña de Janintzizic Solórzano, amiga muy cercana del JSN. Esos mismos dirigentes que durante años han votado en contra de la presencia Rover en el Consejo, se cuidaron de asegurar a la Red que le seguirán dando un espacio para hablar en las próximas Asambleas. ¿Para cuándo su pleno reconocimiento en ordenamientos? ¿Para cuándo ese espacio como derecho y no como concesión?

Es oportuno recordar que la Red se fundó en 2007 como respuesta a la sinergia juvenil que se impulsa desde los órganos internacionales y con el objetivo de:

“Ser un espacio permanente de intercambio de ideas, desarrollo de proyectos, fraternidad y amistad donde se brinden las herramientas adecuadas y la capacitación necesaria para la participación, involucramiento y empoderamiento juvenil dentro del Movimiento Scout”.

y con la misión de:

“Contribuir con la formación y el desarrollo de líderes jóvenes con una visión y una formación adecuadas para participar efectivamente en la toma de decisiones dentro y fuera del Movimiento Scout”.

Lamentablemente, abusando del cambio generacional (que no ocurre en otros órganos), se ha menoscabado la información que reciben las y los nuevos integrantes de la Red. Al punto de hacerles creer que se trata únicamente de un lugar “para compartir proyectos”.

Desde luego, no se trata de asumir la Red como resistencia, pero sí como el espacio natural desde el cual se puede dar cumplimiento al mandato internacional, establecido desde la Cumbre Mundial Scout de 1993, de empoderar a la juventud en nuestro movimiento.

Empoderar a la juventud no como una revancha, pero sí como la oportunidad de mantener en movimiento el statu quo. Es importante reconocer que sin la participación y sin la visión de los jóvenes, los temas que verdaderamente nos interesan, seguirán fuera de la discusión. En especial, ante la hegemonía de ciertas personas, que ancladas en el pasado, menosprecian el valor de los cambios sociales.

Por ahora, las y los Asociados encaminaron sus decisiones a meras anécdotas. Para mal no vimos decisiones históricas que transformarían la conformación del Consejo Nacional. Para bien, no cometieron el error de enviar a la Asociación al autoritarismo de los años 70’s. Pero en el impasse, permitieron que todo siga (casi) igual.

Irónicamente, las palabras más repetidas durante la Asamblea fueron: “Meta 2023”, es decir, el deseo de llevar el Escultismo a más de 100 mil mexicanos; más del doble que la actualidad. Me pregunto cómo pretendemos lograrlo si nos aferramos a prácticas caducas y retrógradas. ¡Hace falta más arrojo! ¡Más información e involucramiento para soñar más alto!

Mientras tanto, en este espacio seguiremos promoviendo el cambio positivo en favor de nuestro Movimiento.

Lo aquí escrito se hace a título individual, en ejercicio de la libertad de opinión y expresión reconocida a nivel constitucional y en diversos ordenamientos internacionales.

Las ideas manifestadas no reflejan o coinciden necesariamente con la opinión de la Asociación de Scouts de México A.C., sus provincias, grupos o secciones.

Si te gustó este artículo, puedes citarlo así:

Muñiz, E. (2017, Mayo 15). ANA 2017: A un paso de la historia [entrada del blog]. Con la cicuta en el bolsillo.net. Consultada en: https://conlacicutaenelbolsillo.net/2017/ana-2017/ el 22-07-2017.

  • Luis Herrera

    “…se presentó el que, probablemente, sea el último informe de la administración de José Luis Cárdenas como Jefe Scout Nacional…” ¿Porque lo dices? ¿Tienes información de que sera removido de su cargo? o ¿Solo es para darle color (morbo) a tu entrada? Y con respecto al “empoderamiento” de la juventud en mi opinión el escultismo desde su inicio te da las herramientas para eso, aunque en aquellos años de principios del siglo pasado no se usara ésta palabra tan de moda en estos días (empoderamiento), las Redes son una herramienta más para dicho propósito pero tal parece que los jóvenes no las quieren o no las saben usar, basta con entrar a los perfiles de las diferentes redes a nivel nacional y ver lo que publican. (Lo aquí escrito lo hago a título individual…. Osea que es mi opinión). Muy bien por tu blog, expresas tu opinión de forma clara y de frente, eso es bueno.

    • Muchas gracias por tomar un tiempo para leer y comentar.

      Presumo que José Luis no debe tardar en dejar el cargo debido al cambio de Presidencia y el desgaste propio de una Jefatura voluntaria.

      Por otro lado, creo que para ser Scout es esencial creer en la capacidad de las juventudes.

      Juzgar a las y los jóvenes por lo que escriben en redes equivale a menospreciar a los adultos por las cadenas y el spam que envían en WhatsApp.

      • Luis Herrera

        Precisamente son las redes sociales el medio propicio para que los jóvenes se expresen, le toco a ellos, asi como a ti, expresarse por este medio, tu escribes tu blog y lo promocionas en tu perfil, eso es lo que se debe hacer, para comenzar, los “adultos” mandan cadenas y spam y no los menosprecian, no es su medio y se entiende. Los jóvenes son capaces, muy capaces y no hace falta ser scout para darse cuenta de eso, la pregunta es ¿Por que no lo hacen?

  • Nadie En Particular

    Excelente post, compañero. Lo esperaba hace un par de días. Tengo un par de dudas que me gustaría aclarases de todo favor. La primera, y retomando el mismo hilo que expuso previamente @disqus_Kr8cJeHXgn:disqus sobre José Luis. Basándonos en la poca estabilidad que se le ve próxima a su cargo, ¿cuánto tiempo crees que pueda -ya no durar, sino- aguantar el cargo?
    Y segunda, en lo referente a las redes; ¿Consideras la posibilidad de que el retraso a los FNJ hallan sido, precisamente, para entorpecer las acciones de rovers de la asociación y obtener un mayor beneplácito?
    Tercera y por finalizar, fuera de los diestros [¿o debiera decir siniestros?] temas políticos referidos a la ANA; ¿La red de caminantes fue establecida en paridad con la red de jóvenes?
    Gracias, de antemano. Buen día.
    SLPS.

    • Hola, muchas gracias por la atención prestada.

      Ciertamente no sé cuánto tiempo más quiera/pueda estar en el cargo José Luis. En honor a la verdad hay que reconocer que es un puesto complicado que demanda bastantes horas semanales y que, en el caso de él, no son retribuidas económicamente.

      Dado que habrá un cambio en la Presidencia del Consejo, me aventuro a suponer que probablemente también, en el transcurso de este año o el próximo se dé un cambio en la JSN. Pero, insisto, es simplemente un cálculo político.

      La red de Jóvenes (Rovers) es la versión mexicana del mismo sistema implementado a nivel internacional e interamericano. Entiendo que la hómologa de caminantes surgió posteriormente y con objetivos más restringidos debido a la condición de minoría de edad de sus participantes.

      Saludos

  • Gamaliel Cruz

    Da tristeza el ver que hasta en los Scouts se manejen los asuntos en “lo obscurito”, y mas lo relacionado a los dineros, se supone que debemos hacer valer ante todo la propia ley Scouts, si esto hacen los dirigentes en el Nacional, que se puede esperar de las provincias, se ve que el presupuesto anual en la asociación es mas que millonario, y por eso nadie quiere salir de la oficinas de Córdoba, de pena ajena, el que se pretenda obtener un beneficio económico cuando no se ha devengado, si mediante el propio esfuerzo no han logrado obtener un empleo remunerador no pretendan obtenerlo de las cuotas de los grupos, hay Scouts, que con grandes sacrificios juntan durante todo un año, para poder cubrir su membresia, sin contar a los padres de familia que erogan los gastos de manadas, es plenamente evidente que la política se ha entronizado en la asmac, ojala y se cambie el rumbo y se regrese a los orígenes y dejemos de buscar obtener riqueza para unos cúantos, para en verdad dejar un mundo en mejores condiciones de como lo encontramos

  • Javier Salvador Tellez

    Desgraciadamente tu post es muy tendencioso y por ende carece de validez, comentas las cosas según tu conveniencia y no como realmente se dio, desafortunadamente al ser claramente partidario de un grupo que busca el poder, te he seguido desde hace mas de 4 años, tus fundamentos acaban siendo, a mi gusto, mas berrinches que puntos serios a seguir o discutir, el buscar partido o querer apoyar a un bando y no al movimiento, acaba siendo igual de dañino que lo que tu tanto criticas.
    En cuanto al Informe de la Red, aceptando la situación de que se movió el Foro de Jóvenes, te pregunto sinceramente ¿1 año de trabajo no debería ser aún más importante y también ser informado? ¿solo es premio para los jóvenes dar las recomendaciones anules? Digo si piensas así, sinceramente, con que poquito te conformas; creo que los chicos del comité se dejaron llevar por problemas tontos de adultos, se metieron al juego y acabaron errando el camino, pues su derecho a informar lo tiraron por la borda solo por no poder tener las propuestas en la mano.

    • Estimado Javier, muchas gracias por el tiempo dedicado durante largos cuatro años. Se agradece la lectura y, particularmente, que por fin te animes a comentar. Bienvenido a la discusión.

      Antes que nada, debo advertir que todo artículo de opinión natural e irrenunciablemente manifiesta un punto de vista. Justo de eso se trata la opinión, de hablar desde la perspectiva personal. De manera que me parece incorrecto que intentes negar la “validez” de mi visión basado en que se trata de eso: mi opinión. Tal como me cuido de advertir en el aviso legal del blog y en cada post: cada quien habla de la ferie según como le va en ella. Y al hacerlo, permitimos a otras personas ver una panorámica más amplia.

      Por otro lado, me pregunto cuál es el “bando” al que dices que apoyo. ¿Cómo es que exigir que se cumpla el mandato de la Organización Mundial por la transparencia es ayudar a un grupo en “su lucha por el poder”?

      Si se revisa el blog, se pude ver que todas las administraciones han sido sujetas a revisión crítica. Por eso me sorprende que consideres que apoyo a alguien. Por favor, te invito a que digas con nombre y apellido a quién crees que beneficio y por qué crees que soy de su “bando”. Sólo de esa manera podremos avanzar la discusión más allá de la especulación.

      También comentas que no comento “las cosas como se dieron”. Por favor, enuncia puntualmente los errores que consideras que hay en el escrito. Yo hice una versión estenográfica de lo sucedido, así que podremos contrastarlo y, si es el caso, corregir el contenido; en beneficio de todas y todos los lectores.

      Finalmente, no entendí bien la redacción respecto a la Red. Efectivamente, el comité presentó el informe, lo cual está bien, pero para emitir las sugerencias es necesario que primero se realice el Foro. Es una lástima que lo movieran de fecha para favorecer el invento publicitario del “Encuentro de líderes”.