inicio2019-02-11T09:29:01-06:00

Intentar enjuiciar los resultados de una administración que inicia siempre es un ejercicio audaz (sino es que atrevido). A menos de un año de gobierno, aún es casi imposible distinguir entre los indicadores heredados de anteriores administraciones y los de autoría propia, por lo que resulta difícil adjudicar responsabilidades. No obstante, a cuatro meses de gestión, sí que es visible el marco interpretativo del nuevo gobernante. Y justo ahí se esconde el talón de Aquiles de López Obrador y lo que podría llevar al fracaso a esta administración.

(more…)

Este sitio web utiliza cookies y servicios de terceros. Ok