Foro Joven y el culto a la personalidad

By |2017-12-27T07:21:26+00:00octubre 8, 2013.|As de guía|

Desde que llegó, toda la atención se ha centrado en ella. Decenas de adolescentes y también algunos adultos pululan a su alrededor aplaudiendo cada palabra, festejando cada sonrisa. Durante casi una hora le han escuchado hablar, es tiempo de comer y aún así no son pocos los que haciendo caso omiso al reclamo del hambre, forman una fila buscando obtener un autógrafo, una foto y unas pocas palabras condescendientes que puedan presumir en Facebook. El observador ocasional podría fácilmente confundirse, es tal el gusto que demuestra la protagonista por la atención recibida que podría pensarse que se trata de la estrella pop del momento; son tales las formas en que conduce a sus seguidores, que es difícil no suponer que se trata de una política profesional en campaña electoral, pero la lo cierto es que no es ni un concierto ni un mitin, sino que se trata de la clausura del  Foro Nacional de Comunidades 2013 realizado en Toluca, Estado de México.

Conforme a la tradición, luego de 9 meses de retraso, por fin recibí mi ejemplar de la revista Foro Joven Scouts, publicación oficial de la Asociación de Scouts de México A.C. (ASMAC), que presume un nuevo y excelente diseño visual, así como un contenido que supera con creces a ejemplares anteriores, pero que también transmite un discurso que me dejó consternado.

En el ejemplar Número 82, del año XXI de la revista, correspondiente al trimestre enero-marzo del 2013, aparece en portada la Jefa Scout Nacional, Lorena Gudiño, y junto a ella se puede leer su nombre claramente resaltado y algunos encabezados de los artículos abordados en la revista: “10 tips contra el bullying“, “Hachas recomendaciones y consejos“, “Fabrica tu aerogenerador de escritorio“, etc.  En cuanto a la calidad, en general es buena, y ahora sí parece una revista que podríamos encontrar en cualquier puesto de periódicos y no un boletín interno. Enhorabuena por el diseño.

gudino-lorena-foro-joven-megalomania-1

– Errores menores

Al interior de la revista, en la primer página se anuncia el inminente lanzamiento de una aplicación para Android e iOS que permitirá leer la revista Foro Joven desde dispositivos móviles, así como ver “videos impresionantes”, “fotos especiales” y tener “navegación interactiva”. La idea suena sensacional, pues me parece excelente el deseo de llevar al Escultismo al siglo XXI, pero llama la atención que ya es octubre y la aplicación anunciada aún no existe. Tal vez la explicación a ese retraso esté en un detalle insignificante: el icono de Android App Store es incorrecto, desde hace dos años que la plataforma de Google se llama Play Store, podría ser una tontería para el usuario común, pero si es la misma empresa la que hizo el banner la que está programando la aplicación, entonces ahí hay un problema por atender.

De inmediato es visible que los anunciantes han cambiado. Ya no está presente aquella mala marca de sopa, ahora hay comerciales de empresas netamente dedicadas al equipo de campismo, lo cual es muy bueno, pero que por su mercado invitan a reflexionar sobre el perfil que la revista se ha planteado de sus potenciales lectores.

También resulta llamativo el calendario del primer semestre de 2013 (totalmente inútil en octubre) que tiene la particularidad de contener un párrafo claramente escrito en pasado. O el comité editorial es muy malo y no se percató del evidente error, o una publicación que se supone debería estar en imprenta antes de enero, en realidad fue escrita después de junio. Si mi sospecha es cierta, ahora entiendo por qué las revistas siempre llegan con tanto retraso. Amén de que la “super luna” no ocurre cada año sino cada catorce lunaciones. Hasta aquí los errores menores.

– El culto a la personalidad

Lo verdaderamente impresionante es la forma en que se maneja la imagen de Lorena Gudiño en la revista. Desde luego, no hay nada de malo en poner en portada a la Jefa Scout Nacional, pero sí que resulta curioso que al interior de la publicación también aparezca su imagen en otras nueve ocasiones. ¿En realidad hace falta semejante sobre exposición?

En la página 63 del Informe Anual 2012, presentado ante la Asamblea Nacional de Asociados, se puede leer que la Coordinación de imagen de la ASMAC “ha marcado la pauta en una nueva línea conceptual de diseño

[…] siempre apegado a un impecable trabajo conceptual, congruencia entre las diferentes formas de lenguaje y el mensaje que busca proyectar nuestro movimiento“, y que todo ello es posible gracias al  “análisis de los segmentos a los que se dirigen los mensajes de la asmac“. Es decir, o se mintió en el Informe, o la sobreexposición de Lorena es intencional.

El atrevimiento de negar el rostro a los muchachos

El atrevimiento de negar el rostro a los muchachos.

Que noble tarea es querer mostrar una Jefa Nacional cercana a la membrecía, una Jefa que también hace actividades como los muchachos; pero al mismo tiempo qué contradictorio es que en todas las fotografías en las que aparecen personas, está Lorena Gudiño. Incluso en la página 2 los editores se tomaron la molestia de oscurecer la imagen de los muchachos y dejar en primer plano a Gudiño. En la página 15 todos ellos aparecen de espaldas, la única de enfrente es ella, situación similar sucede en la página 17. ¿Cómo aceptar la idea de una Jefa cercana a los muchachos, si su protagonismo niega el rostro y el nombre a los chicos que la acompañan?

La editorial de este ejemplar, firmada por el Comité Editorial (encabezado por Lorena), afirma que la revista “pretende ser la bandera de [un] nuevo giro al movimiento en México“, y que además “será la expresión de todos los que conformamos la asociación en nuestro país“. Qué difícil es aceptar que el nuevo giro del movimiento sea un regreso al viejo caudillismo político del país. 

En la última línea del Editorial se invita a todos los muchachos (a esos mismos a los que negó el rostro) a hacer “suya” la revista y a “colaborar, participar, comentar y promocionar” la misma. Sin embargo, quince páginas después, en la parte central de la publicación, el Comité Editorial encabeza un artículo escrito por una muchacha, como: “Personajes en acción LORENA GUDIÑO” en letras mayúsculas, especialmente grandes y vistosas. Justo debajo, con poco contraste y en minúscula tipografía, aparece el nombre de la autora: Diana Díaz Bravo, Scout del grupo 101 de Iztapalapa.

El doloso afán protagonista.

El doloso afán protagonista.

El artículo en el que Diana describe la aventura que vivió en Chontalcoatlán tiene 19 párrafos y más de mil palabras,  pero sólo en dos brevísimas ocasiones se menciona a la Jefa Scout Nacional. En la primer alusión se hace referencia a la sorpresa de la autora al saber de la presencia de Lorena, tal parece que nadie le avisó. En la segunda, Diana se limita a decir: “los expertos, como Lorena, se encargaron de darnos confianza […]“. De ninguna forma la jefa es protagonista de la historia, de hecho Diana dedica una frase más larga para describir la participación de “Doña Mari“, la señora que les atendió en el mercado de comida, que la de Lorena en la excursión; aún así, las cuatro fotografías (dos de ellas a página completa) que ilustran el texto son de Lorena. ¿Por qué motivo? ¿Cómo justificar ese grosero deseo de protagonismo?

Dos posibles respuestas se presentan ante las múltiples preguntas que surgen al ver la publicación. La primera puede ser que nos encontremos ante una personalidad narcisista que desde su posición en la Asociación exige que se alimente su ego. Y la segunda, tal vez se trata de un fenómeno de culto a la personalidad que lleva inconscientemente a los subordinados de la Jefatura Nacional a alabarla, incluso cuando no se les solicita. En cualquier caso, se trata sólo de supuestos y a mi nada me consta, pues no tengo los elementos necesarios para responder estas preguntas, esa tarea le corresponde al lector.

LO AQUÍ ESCRITO NO REFLEJA NI EXPRESA NECESARIAMENTE EL PUNTO DE VISTA DE LA ASOCIACIÓN DE SCOUTS DE MÉXICO A.C.

[cite]